Etimología de la palabra “animarse”:  Del Latín  Animare, infundir fuerza a los otros, es decir: yo digo que tu puedes. Entonces animar-SE:  yo me digo que sí puedo.

Animarse es  pensar en todas la posibilidades del Universo y sentir que estamos en esa conexión. Al mismo tiempo se abre la puerta de nuestros mayores miedos. No importa lo que sea que quieras lograr… dime lo que quieras conquistar y te diré a que le tienes miedo.

Sentimos felicidad cuando descubrimos eso que nos gusta hacer con nuestro tiempo en esta vida, y lo podemos hacemos. Pensamos que al fin estamos disfrutando, pero nos olvidamos que ya lo habíamos logrado antes, y sin tanto sacrificio. Cuando eramos niños claro! podíamos estar todo el día en el disfrute de jugar, y si alguien no quería jugar con nosotros seguíamos jugando solos, y si otro niño nos pedía jugar a algo mas, probablemente le dijéramos que mejor juguemos a eso que tanto nos gustaba, a menos que ese otro juego nos gustara más. Pero termináramos jugando siempre con aquellos otros niños o niñas que disfrutaban de los mismos juegos que nosotros. Jugábamos a que todo era posible, y lo era.

Algunos se animan sin dudar, y otros se quedan dudando de si mismos pero igual se animan.

La vida es una estación de tren, en ella hay gente que sabe a donde ir, otras que no entienden bien como hacer la combinación, los que se quedan mirando el reloj, los que le preguntan a todo el mundo si ese es el tren que se deben tomar, los que le tienen miedo al tren, los que están siempre apurados y solo quieren llegar, los que disfrutan de las paradas para estirar las piernas, y también  están aquellos que viven en la estación del tren y nunca se han subido a uno, pero igual opinan sobre los destinos de los demás.

Quién no pensó alguna vez estudiar una carrera que no es muy común, o intentar algún deporte cuando pensamos que estamos viejos para empezar. O incluso miedo a viajar a ese lugar que tanto nos llama la atención, porque tenemos miedo al avión, o a perdernos en un lugar desconocido, o miedo a que por alguna razón no podamos volver a casa.

“A excepción de nuestros propios pensamientos, no hay nada absolutamente en nuestro poder.” Rene Descartes.

 Si prolongo mi sueño para después y espero a que todas las condiciones estén dadas para dar el paso, he comprobado que siempre sucede algo imprevisto que me lleve a seguir quieta, el tiempo es imaginario, construido para darnos cierta seguridad o control, por eso  cuando pensamos que  todo se acomoda lo lógico es que queramos controlarlo todo, pero lo real es que nos desacomodamos para volver a re acomodarnos de una forma distinta, porque el mundo se mueve, eso es lo que hace, estar en constante movimiento.

“No es normal saber lo que queremos. Es un extraño y difícil logro psicológico.”Abraham Maslow.

Si ya sabes lo que quieres tal vez pienses que estás un paso a delante del que no sabe ni donde se encuentra parado, pero ¿Qué estas haciendo hoy para lograrlo?  tener la honestidad de responder con la verdad a esta pregunta, aunque esta sea reconocer que no estamos haciendo nada para logar la meta, nos pone de nuevo en movimiento. Cuando sabemos lo que queremos y qué es lo que debemos hacer para lograrlo no hay muchas opciones posibles: renunciar, mentirse, o animarse.

Podemos animarnos y seguir teniendo miedo, claro! no podemos escapar del miedo, es como si quisiéramos escapar del hambre, no tiene sentido, porque es parte de nuestro instintos básico, tenemos que tener miedo, conocerlo, domesticarlo y trasformarlo en algo parecido a una herramienta de supervivencia, “no, tal vez no sería bueno dejar mi trabajo de medio tiempo para ser actor, si aun no he conseguido ningún trabajo como tal, me voy a seguir esforzando en mi carrera y la vez pagaré mis cuentas”. Joven que quiere ser actor.

Animarse es darse fuerza, es probar, es saber que podes, moverse, dar el paso, animarse contiene la palabra amarse y nada es casual. Se puede tener miedo y se puede fracasar, esas son dos cosas que están permitidas para el humano, por mas que nos hayan enseñado todo lo contrario, están permitidas porque suceden. Es posible estar quieto deseando que la vida se mueva, o cambie de forma, eso sería desear algo que ya esta sucediendo, tal vez fuera mejor dejar de observar y pasar a formar parte de ese movimiento. Podemos movernos o no movernos.

Si sos de los que no bailas en los casamientos y te quedas mirando como los demás hacen el ridículo, sabes que te gustaría poder bailar y demostrarles como se hace. Pero tu cuerpo no te esta pidiendo que seas el mejor bailarín, solo quiere que bailes.

“Eres lo que haces, no lo que dices que vas a hacer” Carl Jung.

Exacto! es hora de dejar de ser el que vive o la que vive en la estación…. ahí viene otro tren, anímate.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s